lunes, 24 de julio de 2017

TARTAR DE ANCHOA

Una ensalada con anchoas y gelatina de tomate

#cook4learn es un blog que el mes pasado inició un juego divertido: cocinar durante un mes, cada uno a su estilo, la receta propuesta de un chef, alternando recetas dulces y saladas. En mes de julio, home and run nos han propuesta una receta de un chef muy mediático: Jordi Cruz. La receta ha sido tartar de anchoa




Antes de empezar con la receta, hablemos un poco de este chef:

sábado, 22 de julio de 2017

DAMERO DE SANDÍA

Una ensalada multicolor con queso feta,  queso gouda, pepino y sandia
En el reto “Color y Sabor de Temporada” , la retadora Pilar Monge del Blog "Postres Originalesnos propone cada mes dos ingredientes para que hagamos una preparación con uno de ellos o con los dos. Este mes los ingredientes me apetecían mucho: Sandia y Quinoa. La sandía me encanta, aunque no suelo cocinar mucho con ella. Me la como a rodajas y tal cual. La quinoa la conozco poco. La he descubierto hace poco. Me gusta también mucho y supone un reto también cocinar con ella por lo que te digo; porque la conozco poco.

jueves, 20 de julio de 2017

BOMBONES VARIADOS

Unos bombones de chocolate blanco , con leche y puro. Formas varias

En el desafío en la cocina del verano no tenemos ningún reto concreto sino que podemos hacer la preparación que más nos apetezca escogida entre los anteriores desafíos, aunque nuestras retadoras han sido muy “cucas” y han quitado aquellos desafíos que son muy fáciles, por aquello de que se convierta en un verdadero reto. 
http://desafioenlacocina1.blogspot.com.es/p/normas.html

domingo, 16 de julio de 2017

PAVLOVA

tarta de merengue francés con nata, fresas y arándanos
Como me gustan los retos, pero cuando, además, los retos me sirven para hacer preparaciones que tengo pendientes mucho tiempo, ¡pues mucho mejor! y si además sirve para casi casi casi completar mi “reto” personal del año 2017, pues todavía más y mejor. Con esta tarta PAVLOVA participo en en el juego "Comidas del Mundo".



Este juego consiste en cocinar una receta de un país concreto que se va proponiendo por orden alfabético. Pero este mes, y como descanso del verano, la propuesta es hacer algún plato típico de cualquier país del mundo (¡genial!) porque así he elegido una receta del continente que me faltaba para completar mi reto de “Cocinar un plato de cada continente” y es que todos los continentes han sido facilÍsimos pero Oceanía se me resistía. Y es que la Pavlova es una especie de postre hecho con merengue que se denomina así precisamente en honor a la famosa bailarina rusa de ballet Anna Pavlova cuando visitó Australia y Nueva Zelanda allá por los años 20 del siglo pasado; parece que ambos países se pelean por ser los padres del invento. Da igual, pero lo importante es que es una estupenda combinación de sabores y texturas. 

El único misterio que tiene la pavlova es el merengue, que es un merengue francés con algo de almidón de maíz. El merengue debe quedar crujiente por fuera, pero suave por el centro, con una consistencia similar a la de las nubes de chuches. El merengue se puede preparar con cierta antelación, pero hay que añadirle la nata montada y la fruta fresca en el último momento ya que podrían humedecerlo y fastidiar la consistencia.

La receta la he sacado del blog de María Lunarillos, página hiperconocida.
Y sin más preámbulos, vamos a ello:

Ingredientes:

o 3 claras 
o El doble del peso de las claras en azúcar glas
o 1/4 cucharadita de cremor tártaro (o unas gotas de limón)
o 1 cucharadita de vinagre
o 1 cucharada de almidón de maíz (maicena)
o 350 ml de nata líquida para montar
o Fresas limpias al gusto
o Arándanos limpios al gusto

Elaboración

o Si no tenemos azúcar glas lo podemos hacer con el thermomix, pulverizando 40 segundos a velocidad progresiva de 5 a velocidad máxima.

o Empezamos por preparar el merengue francés. Pesamos las claras y las ponemos a batir a velocidad media-alta con el crémor tártaro o el limón.

o Pesamos el doble del peso de las claras en azúcar y reservamos. Cuando las claras ya hacen picos blandos vamos añadiendo el azúcar poco a poco, de cucharada en cucharada, hasta acabarlo.
Tardaremos por lo menos 10 minutos en esto. Añadimos el vinagre y el almidón de maíz sin dejar de batir.
Seguimos batiendo hasta que apenas notemos el granillo del azúcar al frotar un poco de merengue entre el pulgar y el índice.

o Vertemos la mezcla con una espátula sobre un papel de hornear y hacemos un hueco poco profundo en el centro, como si hiciéramos un nido, para que luego sostenga la nata y las fresas.
Cocemos el merengue en el horno a 140º (sin aire) / 120º (con aire) durante una hora y media. Lo sacamos a una rejilla y lo dejamos enfriar por completo.

o Poco antes de servir la pavlova montamos la nata con robot o con varillas eléctricas hasta que haga picos duros, pero con cuidado de no pasarnos, porque puede hacerse mantequilla y eso es irrecuperable.
Decoramos la pavlova con la nata.

o Limpiamos las fresas, les cortamos el peciolo y las partimos en dos o en cuatro.
Las colocamos decorativamente encima de la nata, en una cantidad a nuestro gusto. Igual hacemos con los arándanos. Servimos la pavlova de inmediato.
Las fresas se pueden sustituir por otra fruta, cualquier fruta roja le va muy bien a la pavlova.

Mi opinión
Es una tarta crujiente por fuera y muy cremosa y ligera por dentro, realmente exquisita y que ahora, después de probarla formará parte de mi recetario para siempre.


 Imprimir

lunes, 10 de julio de 2017

FISH & CHIPS




Pescado rebozado con patatas fritas. Típica comida inglesa
En la cocina Typical Spanish de este mes nos han dejado un respiro (celebrando la llegada del verano y de las vacaciones) y podemos hacer una receta de cualquier parte del mundo, no es necesario que sean platos típicos de España.
Si quereis ver lo que han hecho mis compas pincha AQUÍ.
La cuestión es que tenemos que elaborar un plato típico de un país o zona que hayamos visitado viajando y que hayamos tenido alguna anécdota en él ¿anécdota? Pero si yo nunca he tenido un viaje sin anécdotas… ¿Cuál elijo? cada viaje es una anécdota o más… desde el día que con mis hijas pequeñas y nuestros amigos con su hija pequeña llegamos a Tudela, me había equivocado de  día y la reserva estaba hecha para otro día. Encima, había una convención de motoristas en Tudela  y no cabía un alfiler. Otra vez en un barco en el  que fuimos a una isla en Croacia, se me perdió mi hija mayor con 8 añitos, el vecino incordioso de Viena, el ataque de los mosquitos en una isla de Finlandia, el alojamiento perdido en Estonia, la picadura de una  medusa a mi hija pequeña en Italia, cerca de San Marino, rotura de la silla de niño hipernecesario en Lisboa, mareo-borrachera por el vaivén del barco en Tenerife yendo a ver delfines y tantas y tantas y tantas… ¿cuál elijo? Al final he decidido contar una anécdota bastante reciente de nuestro viaje familiar (los cuatro) a Londres, que hicimos el año pasado en Navidad, bueno la Navidad del 2015 al 2016.



No ha sido el último viaje pero la aventura merece la pena ser contada. Y voy a ello: habitualmente cuando viajamos y cogemos coche de alquiler solemos coger el seguro a terceros justito o como mucho cogemos franquicia. Pero no sé qué santo nos iluminó en este viaje, que cogimos seguro a todo riesgo. Seguramente tuvimos miedo por el tema de que se conduce por la izquierda, y eso da un poco de yuyu. Pues bueno, cogimos nuestro cochecito y nos fuimos a recorrer Londres y alrededores. Y llegó el día en que íbamos a hacer una excursión a Stonehenge, con nuestras entradas compradas y nuestra comida preparada. Eran las 7 de la mañana,  de diciembre… ¡Un frío! Salimos de casa y vimos el coche: el cristal completamente helado, nos metimos y pusimos la calefacción y esperamos un poco. ¡Pero poco! Cuando decidimos que ya habíamos esperado bastante, arrancamos el coche y nos fuimos… no se veía un pimiento, oscuro, cristal empañado y conduciendo por la izquierda ¡total! Aún estábamos en Londres y mi marido decidió parar hasta que se despejase un poco el cristal… volantazo y hacia el arcén… ¡Pum! Golpe con la rueda en el bordillo y consiguiente reventón. Pero además, reventón reventón… un siete en la rueda ¡Horror! ¿Qué hacemos? No sabemos hablar bien ingñés ¿cçomo vamos a llamar por teléfono? y es más ¿A quién llamomos? Pues, nada,  a cambiar la rueda…  Nos pusimos manos a la obra… buscamos el manual de instrucciones y chapurreando el inglés, mejor dicho siguiendo los dibujitos del manual localizamos la rueda y el gato. Yo creo que allá por el siglo XX cambiamos una vez una rueda… ¿Quién se acuerda cómo se hace? ¡Ninguno de los dos! Miramos el gato ¿Esto dónde se pone? No sé. Decide tú que a mí me da risa. Al final miramos por debajo del coche y localizamos una especie de argolla debajo de la puerta del conductor. Allí lo pusimos. Le dimos a la manivela, y sí, parece que sube, tira más, sí, se levanta un poco, tira un poco más, pero no termina, un poco más…. y cuando me dí cuenta… ¡habíamos puesto el gato fuera de la argolla y estábamos haciendo presión sobre la chapa de la puerta. No se estaba levantando el coche sino que la puerta del conductor se estaba  arrugando. ¿podemos ser más torpes? Total, bajamos el gato y volvimos a ponerlo en la argolla (esta vez bien). Esta vez conseguimos subir el coche y cambiar la rueda. La puerta tuvimos que abrirla haciendo una fuerza increíble y después no cerraba bien. Nos olvidamos de Stonehenge y nos dirigimos a Londres, a la oficina de la compañía de seguros. Y nada, cuando el operario miró los “desperfectos” se echó las manos a la cabeza… rueda, chapa, puerta… en fin. En la compañía nos dijeron que no teníamos que pagar nada pero yo, como tengo una curiosidad malsana le pregunté: “¿Y güizouz asegurance?” (este es mi nivel de inglés). El inglés me entendió inmediatamente y me dijo que 600 libras esterlinas sólo la rueda. Glup!!! Menos mal que llevábamos seguro a todo riesgo porque si no… se hubiesen acabado las vacaciones.



Así que inspirada en el viaje a Londres decidí preparar una de las pocas comidas ricas de Londres: FISH & CHIPS. Y para esta receta me he copiado del pescado de Rosalía del blog de Rossgastronómica. Que es una compañera de distintos retos que tiene cositas muy ricas. En este blog nos cuenta un poco la historia de este plato, del que paso a haceros un breve resumen

Os cuento un poco de vocabulario: Fish & chips, coloquialmente conocido como Fish´n´chips en Inglaterra, en Escocia se denomina también Fish supper. Popularmente a los establecimientos que sirven Fish & Chips se les denomina para abreviar CHIPPY.

¿Cuál es su origen? Este es un plato de comida rápida originado en el Reino Unido, de procedencia incierta, Jaime Oliver asegura que su procedencia es Judía. No se sabe exactamente desde cuando existe este plato en Inglaterra, pero allá por 1838, Charles Dickens, menciona un establecimiento para freír pescado ( fried fish warehouse) en su novela Oliver Twist

¿Qué lleva? El plato consiste en pescado de diferentes tipos, los más comunes, el bacalao, lenguado y merluza, pero el más usado y popular es el bacalao. El pescado se pasa habitualmente por un rebozado de harina y huevo, para posteriormente pasar por una rápida fritura que le dará el punto crujiente. Yo no he usado huevo.

Los fish & chips siempre van acompañados de patatas fritas (las Chips). 
¿Y la globalización le ha afectado? Pues mira, cualquiera que coma fish & chips tendrá un recuerdo a un plato genial de nuestra cocina española y más concretamente en Andalucía es muy típico y por cierto allí lo bordan el "PESCAITO FRITO" que además también se comer por la calle servido en un cucurucho de papel. Igual igual.




Esta receta me ha gustado mucho porque el rebozado queda genial, suave, crujiente. Está hecho a base de cerveza bien fría, harina y miel. Como si fuera una tempura.  Y curiosamente no lleva huevo y queda de muerte, muy esponjoso. Y el toque de miel es estupendo.  


Os traigo además una receta de patatas fritas que quedan muy muy crujientes ¿el secreto? Que las he hervido un poco y luego paso a freírlas. Os debo decir que esta técnica también la utilizo para hacer las patatas bravas, y quedan geniales porque quedan con el interior blandito y la parte de fuera bien crujiente. Así la patata queda muy crujiente




Ingredientes para 4 personas

4 filetes grandes de pescado blanco (merluza, bacalao panga, fletán...). Yo utilicé bacalao

170 mililitros de cerveza rubia fría

120 gramos de harina de trigo

1 cucharada de miel

2 patatas grandes

Aceite de oliva virgen extra

Pimienta negra molida

Sal


Elaboración

PATATAS FRITAS

Cortamos las patatas en bastones gruesos y largos. Soy Mari-cocinitas y me encantan los cacharros de cocina. Muchos de ellos son inútiles pero el de la foto os servirá de mucha ayuda porque en dos minutos tenéis una fuente de patata cortada.



En un cazo con agua hirviendo las ponemos a cocer durante unos 10 minutos hasta que estén tiernas, pero que no lleguen a romperse.
Las dejamos enfriar en el agua unos 15 minutos.

Escurrimos Hacemos una fritura a fuego fuerte (180-200ºC) un par de minutos, para que queden muy crujientes y tiernas por dentro.


Dejamos escurrir el exceso de aceite colocando las patatas en papel absorbente
y añadimos sal y pimienta negra al gusto.

PESCADO REBOZADO

Cortamos en tiras el pescado, sin ninguna espina.

Si te apetece, también puedes dejar los filetes de pescado enteros. Añadimos sal y pimienta.

Preparamos el rebozado mezclando bien en un cuenco cerveza rubia muy fría (170ml.) con 120 gr. de harina y una cucharada colmada de miel.


Calentamos abundante aceite de oliva en una sartén a fuego fuerte (180ºC).

Preparamos un platito de harina y vamos pasando cada tira de pescado por harina, y luego la mojamos en el rebozado.
Escurrimos bien el exceso de rebozado y freímos unos dos o tres minutos el pescado.

Por último lo dejamos escurrir el exceso de grasa en papel absorbente.


Mi opinión: Aunque sea frito y algo calórico, decir que es mucho mejor que todos los palitos de pescado rebozados que te venden ya preparados, más gustoso, más crujiente  y no cuesta nada de preparar. Espero que disfrutéis  de esta receta de Fish & Chips que está tan rica.


https://sites.google.com/site/aquisecuecejugando/fish-chips

miércoles, 5 de julio de 2017

PALETILLA DE CORDERO AL PESTO DE MENTA

una paletilla de cordero con patatas
Este mes Anthony Bourdain ha sido el chef propuesto por Aisha y April para el reto de Cooking the chef.
¿Qué sabía de este chef? Fácil la respuesta: nada.

lunes, 3 de julio de 2017

SOPA AL ESTILO DE PAVÍA

Una sopa de pan con huevo y parmesano


La creadora de este reto Maggie del blog "El cajón desastre de Maggie" nos prepara  un juego que consiste en cocinar unplato dulce o saldo o ambos de recetas de cocina italianas).

sábado, 1 de julio de 2017

ROLLITOS DE BERENJENA CON LANGOSTINOS

Un entrante de berenjena frita con langostino cocido. Una tapa
Este reto, ALFABETO SALADO, consiste en cocinar un plato con dos ingredientes propuestos. Si quieres ver lo que he hecho otros meses para este reto, pincha AQUÍ. María del blog “In my little kitchen”  y Mavi del blog Mandarinas y miel han sido las encargadas de elegir los alimentos que debíamos cocinar este mes. Los alimentos debían empezar con la “L” y la “B”. ¿Y qué han elegido? L- angostinos y B- erenjena.

MAGDALENAS DE BARRIGA

Una magdalena junto a un café




Para el Reto “Cocina de película” de este la encargada de elegir la película fue Mercedes de Merce´s Cake y eligió “Mi panadería en Brooklyn”. Ya os he contado que en este reto una participante del juego elige una película y debemos hacer una receta inspirada en esa película.
Esta peli nos ha dejado el campo abierto a muchísimas preparaciones, incluso algunas saladas. Ví la película antes de que Elena Peña de Dulces Helen 's, la anfitriona de este reto, nos indicara las preparaciones que se podían hacer. Si queréis ver lo que han hecho mis compis, pincha AQUÍ. Al ver la pastelería de la película continuamente saltaron a mis ojos las magdalenas. ¡excelente! Porque tengo la receta de mis Magdalenas de Barriga. Me esperé a que Elena propusiese las recetas con impaciencia pero cuando ví “magdalenas”, me quedé tranquila. ¡Las subo al blog, ya! Aún así, al leer el listado, como siempre, me apetece hacer más cosas y también pensé en hacer un cannolo. No lo he preparado nunca, pero me he quedado con las ganas desde nuestro viaje a Sicilia. Pero, ya lo haré en otra ocasión y me decanto por las magdalenas. 
Antes de contarte la receta, paso a contarte la peli, que aunque no me ha parecido una gran película, he disfrutado con las imágenes de preparaciones de pastelería.
Vivian y Chloe son dos primas que viven en Brooklyn y que fueron inseparables desde niñas. Tras la repentina muerte de su tía Isabelle, heredan su histórica panadería. Vivian, que ha pospuesto su soñado viaje a Europa para ayudar en la tienda durante mucho tiempo, quiere mantener la tradición. En cambio, Chloe, ayudante de cocina en un popular programa gastronómico, considera que hay que modernizar el negocio. Pero cuando el banco les comunica que están a punto de ser desahuciadas, las dos no dudan en ponerse manos a la obra para preservar el legado familiar., aunque se presentan importantes desavenencias entre ellas. Es muy chula la escena en que las dos primas se tiran por encima el contenido de todo el mostrador de pasteles en una guerra, un “tour de force”. Y no os cuento más, es una comedieta justita, pero ahí la dejo. 
Pues bueno, inspirada en esta película os presento estas magdalenas que he hecho previamente muchas, muchas veces. La encontré en la red hace infinidad de tiempo, la probé y la incorporé a mi recetario para siempre porque son unas magdalenas esponjosas y con un sabor buenísimo.
El nombre tiene su gracia porque durante algún tiempo creía que “de barriga” le venía porque la magdalena subía mucho y se quedaba una forma convexa, la forma de “barriga”. No veas cual fue mi sorpresa cuando me enteré que el nombre viene del autor de la receta: Xavier Barriga. ¡cágate, lorito! Jajaja.
Errores de interpretación. Xavier Barriga es un cocinero nacido en el seno de una familia dedicada a la panadería y comenzó su andadura a la edad de catorce años en el negocio familiar, y es allí, de la mano de su padre, donde adquiere sus primeros y valiosos conocimientos de base sobre el arte del pan.  Xavier Barriga ha publicado varios libros, todos ellos grandes éxitos de ventas, Pan ( 2009), La caja de magdalenas (2010), Recetas caseras con pan de ayer (2011), La caja de galletas (2012) y su última noveda Bollería (2013).

Y vamos a esta receta que guardo como oro en paño:


Ingredientes: a mi me salieron 13 magdalenas grandecitas.

125 gramos de huevos (puse 3 huevos normalitos)

175 gramos de azúcar
60 gramos de leche
190 gramos de aceite de girasol
210 gramos de harina floja
Gasificante de litines - levadura química (puse un sobre blanco y uno azul de gasificante)
Una pizca de sal, canela en polvo o ralladura de limón

Yo no puse canela. Utilicé la ralladura de un limón, solo la parte amarilla y una cucharadita de esencia de limón.

Preparación:
Con thermomix: Blanqueamos los huevos con el azúcar, con la mariposa 5 minutos, temp. 37º, vel. 3 y medio. Cuando termine, 4 minutos más a la misma velocidad, sin temperatura.

Quitamos la mariposa. Añadimos la leche y el aceite y damos unas vueltas al 3.
Agregramos la harina, el gasificante,
la ralladura de limón y la esencia. Batimos primero al 3 y luego subimos unos dos minutos a velocidad 5.

Sin thermomix todos los pasos anteriores los puedes hacer con una batidora de barillas, simulando el tiempo que te indico.
Para las dos preparaciones:Tapa la masa con un paño y déjala reposar una hora mínimo para que el impulsor empiece a hacer efecto. Puedes mantenerla en la nevera incluso hasta el día siguiente.Precalienta el horno a 250ºC. Pon la masa en una manga pastelera con boquilla lisa (Utilizo una manga pastelera desechable,
así que no pongo ninguna boquilla, corto el trocito de plástico de la puntita y listo, no ponemos nada perdido, muy cómodo) y distribúyela en las cápsulas para magdalenas.


Debes llenar solo 3 cuartas partes de las cápsulas. (Si ponemos las cápsulas dentro de moldes más fuertes podemos llenarlas casi hasta arriba).

Esta vez yo no lo he puesto pero quedan de vicio si les pones un montoncito de azucar en cada magdalena.
Hornea las magdalenas a 210ºC de 14 a 16 minutos, según sea su tamaño.
Consejos recopilados para unas buenas magdalenas, sea cual sea la receta:
1.- Que la masa repose en la nevera un buen rato, para que esté fresquita cuando empieces a hornearla.
2.- Meterlas en cápsulas duras o en moldes de albal para que el papel no se abra. Si las pones en los papeles normales de magdalena, la fuerza al extenderse hace que los papeles se abran y quede una magdalena espatarrada.
3.- Que el horno esté precalentado bien fuerte en el momento de meterlas.

Mi opinión: lo único que me molesta de esta magdalenas es el tiempo de espera para que se enfríe la masa (soy caga-prisas), por lo demás ¡perfectas! Tengo que decir que a mí los postres no me gustan muy dulces. Si eres más goloso, incrementa la cantidad de azúcar. A mí me encantan como están. Esta vez hice esta receta, la próxima vez haré el doble porque las 13 magdalenas me duraron exactamente 12 horas (y no repartí con conocidos y amigos). Sin comentarios.

Imprimir