domingo, 25 de febrero de 2018

PATATAS BRAVAS

Patatas fritas con salsa picante
El reto de asaltablog consiste en visitar el blog que se elige por sorteo mensualmente. El reto lo administra Marga Postigo del Blog Azafranes y Canelas.
Este mes hemos tenido que asaltar a el blog de Rebeca, se llama La cocina de Rebeca. Es un blog que conozco desde hace algún tiempo porque coincido con ella en algún que otro reto. Además, hace poco he descubierto una opción del blog que consiste en seguir lo que publica cada blog que te interesa y naturalmente me he hecho seguidora de Rebeca porque me gustan mucho sus recetas… Son recetas, en general, sencillas y muy ricas, que es lo que me gusta a mí. En este caso os traigo unas patatas bravas ¿por qué? Pues aunque he elegido muchas recetas de Rebeca finalmente he preferido hacer esta porque:
1ª tenía muchas ganas de hacer esta receta y subirla al blog 
2ª porque me gustó mucho como la explica Rebeca y 
3ª porque la explica de forma tradicional y con thermomix, con lo que podemos prepararla cualquier hijo de vecino, sin ninguna excusa. 




Todos sabemos lo que son unas patatas bravas ¿A qué sí? Son una de las tapas que conocemos en toda España, en todos los rincones, plato sencillo del que he visto mil y una forma de preparar. En muchos sitios cuando pides (al menos por mis tierras valencianas) unas patatas bravas en el bar, realmente te sirven unas patatas con all-i-oli. Pero esto, no son patatas bravas, son PATATAS CON ALL-I-OLI, buenísimas, pero no son patatas bravas. Y, otro dato curioso: la salsa brava NO lleva tomate, el color rojizo se lo da el pimentón, pero NO lleva tomate. 
La receta original de Rebeca la podéis ver AQUÍ. La salsa la he hecho igual. Las patatas las he hecho como siempre las hago: primero las cuezo un poco en agua y luego las frío, así me quedan blanditas por dentro y crujientes por fuera.


Ingredientes (para 4 personas): 

3-4 patatas grandes 

Agua 


Aceite de oliva 

Sal

-Para la salsa brava: 

75 gramos de cebolla 

2 dientes de ajo 

4 cucharadas de aceite de oliva 

2 cucharadas de harina 

1 cucharada de pimentón dulce 

½ cucharada de pimentón picante 

300 gramos de caldo de ave 

Sal

Elaboración: 

Para las patatas: 

- Pela y parte en trozos irregulares y grandes. 

- Pon en una cazuela con agua hirviendo y sal. Cuécelas durante unos diez minutos, de forma que se ablanden un poco. 

- Pon al fuego una sartén honda con aceite de oliva suficiente para cubrir las patatas y, cuando esté caliente, pon las patatas. 


- Fríe a fuego fuerte hasta que cojan color dorado.
El objetivo es que queden muy tiernas (después de haberlas cocido) por dentro y crujientes por fuera. Saca a un plato con papel ab

sorbente y ponlas un poco de sal. 



Salsa brava tradicional:

- Pela y pica muy finos los ajos y la cebolla. Pocha a fuego medio en el aceite.

- Añade la harina, mezcla, y sofríe. 


- Agrega el pimentón, mueve bien y sofríe a fuego bajo durante 2 minutos (cuidado, que si el fuego está fuerte o lo tienes más tiempo, puede amargar). 



- Agrega el caldo y ve moviendo hasta que la salsa espese. 
- Vierte en el vaso de la batidora y tritura hasta dejar una salsa fina.
Si ha quedado demasiado líquida, puedes ponerla a reducir unos minutos a fuego medio hasta que tenga la textura deseada

Salsa brava thermomix (copiada de la receta de Rebeca):

- Pon la cebolla, el ajo y el aceite en el vaso y programa 4 segundos, velocidad 5.


- Baja los restos que hayan quedado en las paredes del vaso y programa 8 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1, sin cubilete. 



- Añade la harina y los pimentones, pon el cubilete y mezcla durante 10 segundos a velocidad 4. Sofríe durante 2 minutos, temperatura 100ºC y velocidad 3. 

- Agrega el caldo y cocina durante 5 minutos a temperatura 100ºC y velocidad 1. 

- Tritura durante 20 segundos a velocidad progresiva 5-8. Baja los restos y rectifica de sal. 

- Tritura 20 segundos más a velocidad progresiva 7-10. Mira la textura y, si está demasiado líquida, programa unos minutos más, siempre a 100ºC, velocidad cuchara. Reserva. 

Para emplatar: 

- Pon las patatas y riégalas con la salsa brava. No es cuestión de inundarlas, sólo de darles un toque de sabor. 

Mi opinión: Si exceptuamos a mi hija pequeña… un éxito. Lo malo es que se han acostumbrado a las patatas con all-i-oli y cambiar las costumbres cuesta un poco… pero las cambiaremos poco a poco, porque estas patatas quedan muy ricas y están hechas en un pis-pas.

21 comentarios:

  1. Buenísimo! Menuda ración rica de bravas :)

    ResponderEliminar
  2. Un tapita clásica y rica, buena elección.
    Besitos itos

    ResponderEliminar
  3. para mi, la mejor tapa junto con los boquerones en vinagre!! tienen una pinta estupendísima!!
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Un asalto etsupendo. Unas bravas no son cosa pequeña! Aunque sean fáciles tienen que estar bien hechas y no valen unas patatas precocinadas con mayonesa y quetchup. La salsa es lo que marca la diferencia!

    Un beso

    Blanca

    ResponderEliminar
  5. Yo voy a un sitio del centro de Madrid solamente por comerme unas buenas bravas, imagina si me gustan.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  6. No hay nada mejor que unas buenas bravas bien hechas y esta salsa lo dice todo, felicidades. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Por favor, póngame una garrafa de 5 litros de esas salsa. Vaya ganas me estáis dando con tantas patatas bravas :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. todo un lujo poder disfrutar de unas patatas bravas un domingo con una cerveza bien fría, hace poco dije que las tenía que hacer, me encanta tu asalto, besos

    ResponderEliminar
  9. Me encantan !! y me podres creer que nunca hice patatas bravas en casa !! a esto tengo que ponerle remedio.
    Me encanta tu asalto, ahora te asalto yo a ti jiji.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  10. Qué ricas!! Nunca me he animado a hacer la salsa brava en casa, es algo que tengo pendiente de hacer hace tiempo...y viendo tu receta me ha dado mucha envidia! Genial asalto!
    Muás
    Ni Blanco Ni en Botella

    ResponderEliminar
  11. Qué bien me vendrían ahora... al pinche y a mí nos chiflan con bien de salsa, para untar después, ni dieta ni nada ese día. Buen asalto. Besooos

    ResponderEliminar
  12. Esa salsa está para mojar patatas,pan o lo que sea,me encanta.Buen asalto.besinos

    ResponderEliminar
  13. A mí me ha quedado salsa y se la pongo a todo jajajaja. Tú también las pones a cocer antes como yo. Buen asalto! Besos

    ResponderEliminar
  14. Esta tapa es la preferida de mi marido y más si es bien picante, le encanta todo lo que pique..yo las prefiero flojitas, con poco picor...pero he de reconocer que con una cerveza bien fresca son ideales!! Bs.

    ResponderEliminar
  15. Ains que peligro tienen estas patatas...me chiflan!! Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Bravaaaaas... mmmm Esta tapa siempre cae cuando salgo a cenar por ahí. Pero es verdad que en muy pocos sitios hacen una salsa brava de verdad.
    Me apunto esta receta porque, sinceramente, nunca las he preparado en casa.
    muuuuakk

    ResponderEliminar
  17. A mi las patatas bravas me encantan pero con allioli....me chiflan!!! Te han quedado de categoría!!
    Buen asalto guapa!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  18. Que buena se ve, es una de mis salsas favoritas y me la apunto para prepararla algún día.
    bess

    ResponderEliminar
  19. Es una de mis recetas favoritas las patatas bravas la cuestión es que no se la pude robar porque ya la tenía en el blog, muy buen asalto. Un besote fuerte desde La Cuchara en la Maleta!!

    ResponderEliminar
  20. Que buena explicación de este clásico que para mí ahora es normal porque las he visto en redes, si un día hago patatas bravas seguiré esta receta porque con toda la explicación y como quedan!!! Todas las versiones de patatas creo que son de muerte, jajajajja la de ajos también me fascinaría. Un asalto delicioso Maria Jose.
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Sí es verdad, aquí las bravas las comemos con allioli. Y son muy ricas, verdad?
    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar

Me encantará saber lo que piensas, lo que te parece esta receta, tus sugerencias...