sábado, 14 de enero de 2017

ENSALADA DE NARANJA

ensalada fresquita con naranja a rodajas, cebolla a rodajas, aceitunas y nueces

Ha pasado la Navidad y con ella, han pasado esas comilonas que han dejado un diámetro alrededor de mi cintura que supera el de las ruedas de los camiones. Con este nuevo año tengo que hacer algo para cuidarse y, nada mejor, que empezar a comer ligero y sano. Por eso, os traigo un plato muy fresco y fácil de preparar, amén de ser muy ligero y mezclar ingredientes nutritivamente muy importantes para nuestro organismo.
Esta receta lo he hecho bastantes veces y desde hace bastante tiempo. Por eso he olvidado totalmente de dónde la saqué. Me rondaba por la cabeza que la había sacado de un libro de Simone Ortega, que es una cocinera que me encanta, autora del famoso libro "1080 recetas de cocina". Si no era ella, pensé en su hija Inés Ortega. Pero tampoco la encontré. Por eso, no sé de dónde viene esta receta. Se puede decir que viene de mi cabeza porque la hago "de memorieta" y creo que, con el tiempo, he variado alguna cosilla.
He utilizado aceite de pipa negra H12 que me descubrió mi compañero de trabajo Sebastián (ya lo he comentado en alguna receta más, por ejemplo la coca de llanda). Las pipas se prensan en frío de forma manual, lo que permite que el aceite resulte con un intenso sabor a pipa de girasol.
¡Manos a la obra!





Ingredientes:
- 4 naranjas
- 1/2 cebolla
- 3 o 4 cucharadas de aceite de girasol de pipa negra
- un puñadito de aceitunas negras
- un puñado de nueces
- sal y pimienta (al gusto).
 Preparación:
Pela las naranjas y repásalas después de forma que quites totalmente la parte blanca. Corta la naranjas en rodajas y quita las semillas, si las tiene.

Corta la cebolla en aros. 

Ahora viene un truco que aprendí de mi madre. Yo no sé si es vox populi o no. Pero ¡ahí va! por si te sirve de algo: Las cebollas tienen un conjunto de compuestos químicos responsables del picor. Una de estas sustancias (aunque no la única) es el ácido pirúvico . Para mitigar este picor el truco es poner la cebolla cortada, picada,  en un plato y ponerle por encima un chorro de vinagre  y un puñado de sal gruesa. La amasas un poco con las manos, sin apretar mucho para que no se rompa la cebolla. Se deja en maceración unos 5 minutos y luego la lavas con abundante agua para que no quede ningún resto. Y... ¡ya está! Picará mucho menos.


Para servir, poner las naranjas en un plato y luego las rodajas de cebolla y las nueces. Aliñar con el aceite, sal y pimienta. Dejar reposar un poco para que se mezcle el aceite con el jugo que sueltan las naranjas.

Poner las nueces al final.
¿Qué os parece? Fácil, nutritivo y fresquito.

2 comentarios:

  1. ¿La has probado con atún o bacalao en lugar de nueces? Es típica de Granada y le llaman remojón

    ResponderEliminar
  2. Estupenda y sana receta que nos presenta María José rica en vitamina C y E.

    ResponderEliminar

Me encantará saber lo que piensas, lo que te parece esta receta, tus sugerencias...