domingo, 5 de febrero de 2017

CAVIAR DE MELÓN

tres cucharillas con bolitas de melón. Adorno con piedrecitas rojas.


Este mes nos ha tocado en el reto de cooking the chef un cocinero que yo creía que habría sido propuesto en retos anteriores. Porque, vamos a ver, cuando alguien te nombra: un reto en el que se propone cocinar platos de chefs conocidos. A mí, inmediatamente, el primero que se me ocurre es él ¡El primero! Es él:  Ferrán Adriá

Quizás porque es español, por lo innovador de su cocina, porque ha estado muy frecuentemente en medios de comunicación, porque El Bulli ha sido nominado como el mejor restaurante del mundo. No sé. El caso es que me llevé una sorpresa cuando, como celebración del segundo aniversario, Abril y Aisha nos propusieron a este chef. Una sorpresa y un poco de recelo. ¿Podré?


Como tuve un poco de miedo, empecé a mirar recetas que fuesen asequibles a mis manos y mi tiempo. He descubierto que Ferrán Adriá es un cocinero que toca todos los palos. Tiene recetas facilísimas, recetas tradicionales elaboradas de forma “normal” y recetas de cocina molecular inalcanzable para una comida de  cuatro amiguetes.

Primero empecé pensando en hacer alguna de las fáciles, luego me animé con una la tradicional, pero poco a poco me fui animando al pensar en las esferificaciones  y me dije a mí misma, “¿Y si lo pruebas? No tienes nada que perder”. 

Bueno, eso no es cierto…. Si he perdido algo y ha sido ¡tiempo! Porque, de inicio, he probado dos preparaciones. Primero ensayé con unas esferificaciones de Oporto para acompañar a un buen solomillo. No hubo forma de que aquello se hiciese bola. Ponía el Oporto con la mezcla de alginato, tal y como ponía en la receta del kit de esferificaciones que me he comprado y ¡nada! Aquello se disolvía como si fuese el agua del río en el mar.

Para no renunciar tan fácilmente, y pensando que quizás, quizás se debía a que la disolución era muy líquida,  cogí un brick de gazpacho y empecé desde el principio. ¿Qué pasó? Esta vez ocurrió al revés: se me quedó una bola totalmente cuajada, de forma que te la ponías en la boca y la tenías que mascar. La teoría era que se debía quedar una esfera con una película alrededor que se explota cuando te la pones en la boca… ¡Pues, no! Me resultó un bocado, tipo gominola, de gazpacho.
En fin…

A punto de tirar la toalla se me ocurrió meterme en la página web de los hermanos Adriá  (Albert y Ferrán). Una página muy chula donde podéis encontrar recetas escritas acompañadas de un video de la preparación…. Y ¡lo hacían tan fácil! Que me dije… habrá que hacer un último intento. Me decidí por el caviar de melón. Ni corta ni perezosa me fui a comprar los ingredientes Pero, ¡claro! En un pensat i fet (como se dice en mi tierra) no se pueden hacer las cosas: El melón Cantaloupe no lo encontré en los supermercados que visité, por eso compre un melón piel de sapo. Por cierto que, como no es temporada, me gasté lo que en verano puede costar unos 10 melones. Pero, bueno…

Tenía miedo de hacer la receta porque quizás el melón piel de sapo tiene más líquido, igual no sale, etc, etc….

Puesta manos a la obra el resultado me dejó impactada ¡Funciona! Se hacían las bolitas, quedaban bien… Se pueden comer…

Y ahora os pongo la receta:
Ingredientes:


1 melón  Cantaloupe de 500 g (yo utilicé melón piel de sapo, por ser una caga-prisas)
2 g de Algin
6,5 g de Calcic
1000 g de agua
El Algin y el calcic son polvos que se pueden comprar en tiendas de repostería.

Elaboración:

Pelar y despepitar el melón. Triturar su carne.

Pasar el jugo obtenido por un colador  de tela, de forma que se quede la pulpa separada del jugo. 


Conseguir 250 ml de jugo de melón. Guardar en la nevera.



Mezclar Algin con 1/3 parte del jugo de melón. Triturar con un túrmix hasta conseguir una mezcla homogénea y sin grumos. Mezclar con las 2/3 partes restantes, colar y guardar a temperatura ambiente durante 30 min.


Hacer el baño de Calcic, disolviendo el  Calcio en el agua con la ayuda de un batidor.


Poner la mezcla en un recipiente que permita conseguir una altura de unos 5 cm. Guardar.

Llenar 1 jeringa con la mezcla de jugo de melón y algin. Escudillar gota a gota en la mezcla de agua y Calcic. Dejar 1 min.


Colar y lavar el caviar de melón obtenido en agua fría, escurrir bien el exceso de agua.

Ponerlas bolitas de caviar de melón en cucharas y adornar al gusto.

Yo creo que esta preparación sirve como bocadito de postre pero también como adorno, se me ocurre, por ejemplo por encima de una macedonia o de un helado de melón... para usar la imaginación.


Mi opinión: me ha parecido un experimento interesante. Y digo exactamente eso: “experimento”. Es como jugar con un quimicefa. Y punto. Nada más que decir. Creo que, las huevas que yo cociné no merecen la pena ni como sabor ni como textura ni como espectacularidad. Sé que éste será uno de los platos que no volveré a elaborar. Me rindo. Puede que pruebe con esferificaciones con otros ingredientes. ¿Guisantes, quizás?


 Imprimir


24 comentarios:

  1. El simple hecho de intentar estas "bolitas" ya tiene su mérito y desde luego el esfuerzo se merece un aplauso por mi parte.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita. Animas a todo el mundo. Eres un gran estímulo. Un gran abrazo

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. No solo un aplauso....un ole,ole,ole.
    Una delicia de receta.
    Besotes y nos vemos en la próxima.

    ResponderEliminar
  4. Intenatrlo ya es todo un éxito, yo personalmente me decanto por los platos tradicionales en la cocina
    Te ha quedado la receta super bien hecha.
    Saludos
    Rosa

    ResponderEliminar
  5. Fantástico!!! Yo nunca me atreveré a hacer estas cosas!!! Me dan miedo!! Pero te han quedado estupendas!!! Besitos

    ResponderEliminar
  6. Desde luego eres valiente, yo ni de lejos me habría decidido por las esferificacioes.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  7. Tienen muy buena pinta. El calcic tiene un sabor horrible...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, parece estar chupando una tiza. Jeje

      Eliminar
  8. Hola guapa! Pues mis bolitas de melón tenían el sabor del melón cantaloup, pero es cierto que solas tampoco decían nada, por eso las puse con el jamón que si le añadió sabor. Para alguna ocasión está bien, pero es cierto que es mucho trabajo para el resultado. Un beso y nos vemos por la red.
    Monie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensé en el jamón... Estaba un poco saturada de tanta bolita. Muchas gracias por el consejo

      Eliminar
  9. una pasada . ya me veo a mi liandola gorda en la cocina . enhorabuena pedazo receta

    ResponderEliminar
  10. Me pareces una valiente, me ha encantado tu receta muy bien versionada yo aún no me atrevo, bsss

    ResponderEliminar
  11. Bravo, bravísimo por ti...x haberlo intentado hasta 3 veces!!! Gracias. Ahí está el espíritu de un chef. Y que bueno poder decir, "Ok, lo probé y no me convence". Pero aún y así, me apetecen estas bolitas de melón. También pueden ser curiosas en una ensalada no?

    ResponderEliminar
  12. La base para las esferificaciones es importante. Si tienes un melón con poco sabor porqué no estás en temporada, conseguirás unas esferas con poco sabor. Yo te recomiendo que lo intentes cuando sea temporada de melón y te puedas hacer con uno de estos que están tan buenos. Creo que el cantalup es mejor porqué no tiene tanta agua como el piel de sapo y tiene más sabor. Y ya si te animas y haces caviar de jamón para acompañar tendrás el típico jamón con melón pero con una puesta en escena distinta y muy interesante. Más que nada porque tendrás que amortizar el kit, no?
    También es normal que no salgan a la primera, y con la práctica descubriras que hay alimentos que esferifican súper bien y otros que son demonios :-(

    Un petó i ànims!

    Blanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Blanca. Me animas a volver a abrir el kit de esferificaciones antes de que llegue su fecha de caducidad. Haré alguna probatina más, quizás con alguna preparación que queden bolas más gordas con la esferificación inversa. En el cooking the chef de este mes tengo muy buenos maestros. Un abrazo.

      Eliminar
  13. oooohhh que ricura!! bolitas de melón!!
    un día me animaré con las esferificaciones, que quedan super bonitas!!
    enhorabuena, un besote!!

    ResponderEliminar
  14. Qué preciosidad! y sí, como dice Blanca, si tienes un poco de jamón ya haces un clásico saliendo de lo clásico, una delicia vaya, jeje. Besitos

    ResponderEliminar
  15. Admiro la voluntad de ponerse con las esferificaciones, yo no me inspiré, pero tus bolitas de melón han quedado muy bien y se ve muy bien el esfuerzo. Entiendo que no repitas, jeje.......
    Besos

    ResponderEliminar
  16. A la tercera va a la vencida...y así ha sido!
    Con el melón te han salido magníficas...aún que no las vuelvas a hacer nunca más la experiencia la has superado con èxito 👏👏👏👏
    Ptnts
    Glòria

    ResponderEliminar
  17. Enhorabuena por tu tenacidad!!! Seguro que estaban bien ricas.
    Bss
    Cristina

    ResponderEliminar
  18. Que valiente hacer este caviar,te quedó genial.besinos

    ResponderEliminar
  19. jajaja, me parto. Al menos lo has intentado. Yo en las esferificaciones aún no me he rendido y aunque el sabor me suele salir lo que sale fatal es la forma. Pero yo soy muy cabezona. jajajaja

    ResponderEliminar
  20. ¡Ay, pero son tan bonitas! me llama mucho la atención el proceso, quizá algún día me anime a probar :)

    ResponderEliminar

Me encantará saber lo que piensas, lo que te parece esta receta, tus sugerencias...