jueves, 22 de junio de 2017

HUMMUS

Un bol con hummus (garbanzos, comino y tahini) decorado con 4 vasos árabes
El reto “Color y Sabor de Temporada” consiste en que Pilar Monge del blog administrador “Postres originales”  propone dos ingredientes. 

Cada participante elabora un plato con el ingrediente que se prefiera. Si queréis ver las preparaciones que he hecho para este reto pincha AQUÍ. Este mes de junio los ingredientes propuestos han sido los nísperos (están de plena temporada) y el sésamo (de cualquier tipo, blanco o negro). 
Me ha venido genial porque quería hacer una entrada con el hummus, que es un producto que consumo a menudo, se está convirtiendo en una de las recetas más típicas de los tapeos en mi casa. Aunque, debo confesar que a veces lo compro ya elaborado. Cada vez menos porque no cuesta nada hacerlo y no tiene nada que ver el sabor… El casero está bueniiiisimo. 

¿Cuál es el origen del hummus? Pues es una crema árabe, cuyo ingrediente principal es el garbanzo y tiene por origen el antiguo Egipto donde se tomaba en trozos de pan tostado.
Uno de los ingredientes del hummus es el tahini, que es difícil de encontrar. Tanto es así que cuando no lo encuentro también lo hago yo. Es muy fácil de hacer. Solo necesitaremos 200 gramos de semillas de sésamo y 50 ml de aceite de oliva. Trituramos bien y listo. Si no tenemos aceite podemos usar agua ya que necesitaremos un líquido para que se ligue la salsa y con agua también es perfectamente válido.

Ingredientes 
200 gramos de garbanzos cocidos
Un ajo
2 cucharadas de Tahini
El zumo de medio limón
Cómino al gusto (una cucharadita pequeña, para mi gusto. Me gusta que sepa a comino)
Sal
Aceite de oliva
Pimentón dulce 

Preparación
Hacer el hummus es una de las recetas más fáciles que hay. Es tan sencillo como poner todos los ingredientes y triturarlos.
En este caso hemos dejado el aceite de oliva y el pimentón para aderezarlo después.
Los garbanzos los he usado cocidos de bote, pero si usáis garbanzos cocidos por ti, pues mejor. 
Después de triturar todo lo servimos en un plato. Debe quedar una textura cremosa para poder coger con una tosta de pan. Si queremos conseguir esa textura y vemos que está muy espeso le ponemos agua y listo. A mí me gusta espesito. Servimos con pimentón de la Vera por encima y un chorrito de aceite de oliva.
Mi opinión: Pruébalo y se acabará para tí comprar hummus. Éste tiene un sabor peculiar, mezcla de garbanzo, sésamo y comino. Delicioso.

 Imprimir

martes, 20 de junio de 2017

WRAPS

una tortitas rellenas
Esta es mi primera intervención en el reto “Desafío en la cocina” 
Este juego me llamó la atención desde que empecé con el blog. Solicité entrar hace un montón de tiempo pero cuando leí las normas .. ¡horror! Indicaban que el blog debía estar en funcionamiento un mínimo de 6 meses. ¡si yo sólo llevaba un mes!😭 En fin… me ha tocado esperarme y, como soy culo inquieto, se me ha hecho interminable. En estos meses he ido viendo los retos que iban preparando y me ponía de los nervios… qué cosas tan chulas… cuánto habrán aprendido… ¿Y yo? ¿Cuánto me falta? Y, finalmente, todo llega. 
Al entrar en el reto me he enterado de dos cosas: primero que hay parón en verano (horror! Acabo de llegar y ya paro… ) y segundo que en los retos se van dando pistas de las preparaciones hasta que se acierta (¡Me encanta! Así se juega un poquito más…)
Las pistas fueron las siguientes, aunque para vosotros ya no tiene gracia porque ya estáis leyendo el nombre de la receta:

-IMAGEN DE MCDONALDS: En el Macdonald lo puedes encontrar. Y para que veáis que no somos retorcidas... la M al revés en una W, la primera palabra de nuestro desafío jejeje....pero no somos retorcidas.
-IMAGEN DEL NIÑO ENVUELTO EN MUCHA ROPA: Es un desafío que algo hay que envolver.
-IMAGEN DE UN RODILLO Y LA HARINA: Lógicamente hay que hacer algo amasando y se necesita un rodillo y harina.
-IMAGEN DE UNA MANO CON UNOS CUBIERTOS: Nuestras manos serán los cubiertos, es decir, algo que se come con las manos.
-IMAGEN DE UN PIC-NIC: Es una receta informal, puedes llevarla perfectamente a un pic-nic o a cualquier reunión.
-IMAGEN DE TORTILLAS DE PATATAS: En este desafío hay que utilizar "tortillas".
-IMAGEN DE UNA ESPIRAL CON MUCHOS COLORES: La espiral significa enrollar.
-IMAGEN DE UNA MANTITA SACO: Claramente la forma de nuestra receta. Falta el relleno jejeje....


Los wraps son una de las comidas que más de moda se han puesto en los últimos años. Una deliciosa variante del taco o burrito que admite un sinfín de rellenos típicos. Existen tantas variedades como admita tu imaginación.

Los wraps se han convertido en una alternativa ideal a los sándwich, sobre todo para aquellas personas que quieran variar de los clásicos bocadillos, ya que los wraps admiten rellenos para todos los gustos y necesidades: de hecho yo he hecho 5 preparaciones diferentes según los gustos de mi casa y que ahora verás.
Si quieres ver las recetas de mis compas de reto, pincha AQUÍ.

Ingredientes para 5 tortillas: 
- 250 gramos de harina (un poco extra para amasar y un poco más para extender las tortillas) 
60 gramos de margarina a temperatura ambiente 
Media cucharadita de levadura en polvo 
Una cucharadita de sal ( la sal es al gusto) 
Medio vaso de agua tibia 

Preparación:
Mezcla la harina con la levadura y la sal. Agrega la margarina
y mezcla bien con la harina hasta que la harina obtenga la textura de migajas de pan.
Forma un volcán con ella, dejando un pozo justo en medio, y sobre este pozo, pon casi toda el agua.
Lentamente incorpora la harina con el agua tibia, y continua amasando hasta que tengas una masa suave. Ves añadiendo más agua conforme notes la masa. Para lograr la textura deseada, puede ser que necesites agregar un poco más de harina o un poco más de agua. Así que si después de incorporar la harina con el agua tibia, la masa sigue estando muy pegajosa, espolvorea un poco más de harina sobre la masa y continua amasándola. De igual manera, si la masa queda muy seca, puedes rociar un poco de agua sobre ella y continuar amasándola hasta que tengas la textura deseada. La textura deseada será una masa suave, nada pegajosa y muy uniforme.
Cuando la masa tenga la textura deseada, continua amasándola a mano unos minutos más. Haz una bola
y métela en una bolsa de plástico. Después de una hora, la masa esta lista para hacer las tortillas. Toma aproximadamente 75 gramos de la masa, y forma una bolita con ella. Repite este paso hasta que hayas terminado con toda la masa. Con la cantidad de harina indicada te saldrán 5 bolas. 
Toma una de las bolitas de masa, aplánala con tu mano y enharínala por ambos lados. Con un rodillo, extiéndela hasta que tengas un circulo muy delgado de aproximadamente 15-17 centímetros de diámetro.
Haz lo mismo con las demás bolas.
Calienta una sartén hasta que este caliente y cocina las tortillas por un lado
o hasta que estén bien cocidas.
Aquí es donde he visto la máxima dificultad porque si lo hacer poco quedan como crudas
y si te pasas se endurecen y se ponen quebradizas.
Los wraps admiten los mismos rellenos en general que los sandwiches o bocadillos, pero ten en cuenta que debes poner una capa finita porque aumentará el volumen interior al enrollarlo.
Yo he hecho 5 preparaciones adaptándolos a los gustos de mi casa:
- Jamón cocido y chorizo. Especial para mi hija pequeña



- Mozarella, canónigos, tomate y albahaca. Especial para mi hija mayor, la vegetariana


- Jamón con mozarella, tomate y rúcula. Especial para mi marido


-  Salmón ahumado con queso brie y rodajas de pepino. Especial para mí.



- De carne tipo kebab. Es el wrap de regalo. Comimos todos, menos la vegetariana.


Aquí tienes otras ideas rellenos de para wraps:
Lonchas de queso y jamón york 
Lonchas de queso, rúcula o brotes tiernos y tomates secos 
Lomo con rúcula, mostaza y tomate. 
Jamón cocido, queso, mayonesa y lechuga. 
Atún, alcaparras, huevo duro y mayonesa. 
Pollo asado, cebolla o cebollino picados, lechuga y una vinagreta de miel y mostaza 
Guacamole, tomate picado y maíz dulce. 
Paté casero y frutos secos picaditos 
Sobrasada con miel y almendras picadas. 

Si quieres ver más rellenos y presentaciones, pulsa AQUÍ para ver qué es lo que han hecho el resto de desafiadores.
Mi opinión: Están buenos pero he tenido mucha dificultad al asar las tortillas: o se me pasaban (y luego se rompen) o quedaban crudas. Como prueba, como desafio, como poner una muesca en la pistola ,   me parece perfecto y ¡reto conseguido! Pero no creo que me meta en estos líos más veces. Seguiré comiéndolos, eso sí, pero compraré la masa hecha.😃😃😃
 Imprimir

domingo, 18 de junio de 2017

APFELSTRUDEL

Un plato con una bola de helado, apfelstrudel y almendras fileteadas
En el reto “Cocinas del mundo” le tocaba este mes de junio proponer el país de destino a Marga del blog Acibechería. Tocaba la “D” y el país propuesto fue Deutschland, que naturalmente es Alemania.
¡Qué bien! ¿qué hacemos para comer? ¿Salchichas? ¿Chucrut? ¿Algún pastel de carne? ¿Apfelstrudel? ¡Vale! ¡Apfel strudel! Tuve la suerte de probarlo en Viena e incluso estuve en un taller de elaboración de Apfelstrudel que después se degustaba. Una delicia. Al volver a España lo elaboré con la receta original aprendida en el taller. Un auténtico placer.
Si queréis ver lo que han hecho mis compañeras de reto pincha AQUí.
Y si quieres ver lo que he hecho yo con las anteriores letras Z(Túnez) , A (Armenia)  , B (Brasil)  y C ( Colombia)   Pincha AQUÍ 
El Apfelstrudel o strudel de manzana es un postre típico tradicional de la cocina austriaca y del sur de Alemania, cuyos orígenes podrían remontarse a antiguas recetas de las cocinas bizantina, armenia o turca.
El Apfelstrudel servía en la antigüedad como un alimento para la gente pobre. Las raíces de este pastel se sitúan en el árabe y armenio Baklava (que tengo muchas ganas de hacer). Su receta pudo haber provenido de los soldados  del Imperio otomano que, tras la conquista de Bizancio en el año 1453 sobre los Balcanes, se dirigieron hacia Austria y Alemania. La cocina vienesa desarrolló este plato y lo refinó hasta llegar a ser lo que conocemos hoy en día. Se sirve de forma habitual en Austria y Alemania. El éxito de este postre hizo que posteriormente su receta se popularizara en todos los países del antiguo Imperio austrohúngaro.
El Apfelstrudel consiste en un rollo muy fino de masa, a veces también de hojaldre, relleno de compota de manzana, azúcar, canela, pasas y pan rallado que una vez preparado se cocina en el horno. El ron se emplea algunas veces como saborizante. Otros ingredientes incluyen piñones, nueces o almendras ralladas. El arte de su elaboración consiste en hacer la pasta lo más delgada y elástica posible. Los maestros pasteleros austriacos y alemanes afirman que para que ésta esté en su punto justo, debería poder leerse un periódico a través de ella.
Para cocinar el Apfelstrudel, se llega a elegir las manzanas para que tengan un buen aroma, una textura agradable en forma de compota y al paladar un "toque" ligeramente ácido.
Se suele servir todavía caliente, generalmente con algo de azúcar glas espolvoreada sobre él. Usualmente se acompaña con una salsa caliente dulce de crema aromatizada con vainilla; dicha salsa se sirve en recipientes de porcelana o se vierte directamente al lado del strudel y también es habitual que en las cafeterías y restaurantes austríacos y alemanes se acompañe de helado de vainilla o nata montada.
La receta de este Apfelstrudel la he sacado de la hipercocinitas Eva Arguiñano que nos muestra el  Strudel de manzana Apfelstrudel. Plato elaborado en el programa “Los secretos de la manzana.


Ingredientes (6-8 personas):
·         3 manzanas (Golden)
·         5 láminas de pasta filo
·         1 limón
·         75 gramos de almendras laminadas
·         50 gramos de uvas pasas
·         250 gramos de azúcar, yo lo reduje a 175
·         2 nueces de mantequilla
·         15 ml de licor de naranja, yo le puse Oporto
·         canela en polvo

Elaboración:
Pon a remojo las uvas pasas con el Oporto hasta que se ablanden. Reserva.
Pela y corta las manzanas en dados
y ponlas en un bol con el azúcar. Incorpora la ralladura y el zumo del limón
y remueve. Reserva.
Extiende las láminas de pasta filo en una superficie lisa, píntalas con la mantequilla derretida
y colócalas apiladas una encima de otra.
Pon encima las almendras (reserva unas pocas)
y las uvas pasas maceradas 
y añade las manzanas.
Envuelve
y vete pintando la última lámina con mantequilla para que la pasta se tueste mejor en el horno.

Pon el strudel de manzana en una fuente de horno y espolvorea con las almendras reservadas,
una pizca de canela y otra de azúcar.
 Hornea a 180ºC durante 30 minutos.
Sirve el strudel con un poco de nata montada, o con helado de vainilla, esparce por el plato unas almendras fileteadas o gelatina de fresa o pasas o ¡lo que más te guste!.

Mi opinión: este postre está bueno pero no es el sabor que recuerdo del Apfelstrudel que probé en Viena porque aquel sabía mucho más a canela y menos a limón. La próxima le añadiré canela a las manzanas. Uhmmmm. La canela me encanta!!!

Imprimir