sábado, 22 de abril de 2017

PATATAS REVOLCONAS

Un plato de barro con patatas con pimentón coronado con panceta

También se las conoce con otros  nombres patatas meneás, patatas machaconas o patatas revueltas. Así de gracioso es el nombre de este plato cuyo ingrediente fundamental son las patatas. Y así participo en el Reto Color y Sabor de Temporada porque este mes había dos ingredientes: las patatas y la papaya. Si queréis saber algo más sobre este reto, pinchad el icono que tenéis a continuación:


 Reto Color y Sabor de Temporada

y si queréis ver las preparaciones que he hecho hasta ahora en este reto, pinchad AQUÍ.

Debe decir que he hecho también una receta con papaya. He hecho una receta con papaya que no me ha gustado, por eso he cambiado de tercio y he decidido pasarme a las patatas. Y no sólo he hecho una receta, sino que he hecho dos. Mi segunda receta es una "Tortilla de patatas chips" .

Esta receta hace mucho mucho tiempo que quería elaborarla. La probé hace más de 30 años en Salamanca donde fuí a pasar algún verano con mi amiga Mari Carmen. Me encantaban. Y eso que es un plato hipersencillo, tanto por los ingredientes como por la elaboración. Se puede servir de plato principal de cuchara, de tapa o incluso como guarnición de carnes o pescados, en vez de los clásicos purés de patatas.
El punto crujiente y especialmente sabroso lo pone la panceta, tocino o, como me ha informado mi amiga Mari Carmen, la papada, que se suele poner en la parte de arriba del puré. 


Ingredientes para cuatro personas:
·  4 patatas grandes (suele ser una por persona).
·  Pimentón dulce de la Vera (aunque al gusto puedes añadirle 
pimentón picante). Dos cucharaditas está más o menos bien.
·     200 gr de panceta (adobada o sin adobar), tocino, o papada
·  4-6 dientes de ajo.
·   2 hojas de laurel.
·   Aceite de oliva y sal.


Lava y pela las patatas. Córtalas en trozos  y colócalas en una olla con agua suficiente para que se cubran, junto con una cucharada de sal y las hojas de laurel.
Pon la olla a fuego fuerte y, cuando el agua empiece a hervir, déjalas cocer durante 20 minutos o hasta que estén blanditas. Puedes comprobarlo pinchándolas con un tenedor, deberás notarlas blanditas. Cuando estén blandas las sacas, las escurres y las pisas con un tenedor o las pasas por el chino.



Pon el aceite a calentar y fríe mucho la panceta.




a, tocino o papada, hasta que esté crujiente. Quita de la sartén.
Pela los ajos y córtalos en filetes. Ponlos en la sartén que has usado para la carne y fríelos hasta que estén ligeramente dorados.

Aparta la sartén del fuego. Vierte encima de los ajos el pimentón y revuelve rápidamente, con cuidado de que no se queme
 y viértelo sobre las patatas trituradas  y revuelve bien. 
Si se queda muy seco puedes incorporar un poco de caldo de cocer las patatas hasta que te quede la textura que más te guste Yo no le he echado nada de caldo.
Coronar las patatas con el tocino, la panceta o papada.




 Imprimir

7 comentarios:

  1. Hola! Interesante receta de sabor contundente, me hace mucha gracia el nombre. Ya veo que vienes muy juiciosa al reto con dos recetas, buenísimo!!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Angélica. Si he hecho dos recetas pero hubiese hecho alguna más. ¡Me encantan las patatas!

      Eliminar
  2. Una receta contundente pero muy interesante. Besos

    ResponderEliminar
  3. Se nota que te gustan las patatas, esta receta con sabor intenso es otro descubrimiento para mí, pues te mando un abrazo María José y que vivan las patatas.

    ResponderEliminar
  4. Sencilla y contundente, aunque eso sí, deliciosa a más no poder... ahora mismo me pedía una ración :)

    ResponderEliminar

Me encantará saber lo que piensas, lo que te parece esta receta, tus sugerencias...