domingo, 15 de octubre de 2017

KROFNE (POSTRE DE ESLOVENIA)

un bollo relleno de chocolate
Cuando ví esta preparación hecha por Patricia del blog Patty´s cake, http://pattyscake-pbb.blogspot.com.es/2017/09/krofne-bollos-rellenos-de-eslovenia.html me quedé prendada por lo bonitos que quedaban estos donuts eslovenos. Casualmente ella los había hecho en el mes de septiembre para un reto de cocina en el que el país de destino era Eslovenia. Me los dejé en stand-by para hacerlos en un futuro, aunque no sabía que iba a ser un futuro tan próximo. 
Cuando en el reto Reposteras por Europa que administra Isabel del blog Gotas de azúcar y vainilla propusieron como país Eslovenia, dudé entre hacer prekmurska gibanica que es un dulce que probé cuando estuve en Eslovenia esta Semana Santa pasada, y me gustó mucho, aunque es un dulce muy completo (4 capas de pastel… ¡ufff! No apto para dietas hipocalóricas).
También tengo muchas ganas de hacerlo y caerá un día de estos. La opción B era este Krofne o krofi (tan bonitos ellos). Y, finalmente, ganó el Krofne.

¿Qué decir de Eslovenia? Este pequeño país se independizó de Yugoslavia hace nada,.. en 1991. Es una cucada de país, pequeño, limpio, naturaleza por todos lados: cuevas, ríos, cataratas, lagos, montañas… La capital Liubliana es pequeña, acogedora y preciosa.

Nosotros fuimos en un vuelo hasta Trieste (Italia), y allí cogimos un coche para hacer un paseo de una semana por este increíble país. También visitamos la parte norte de Croacia. Un viaje totalmente recomendable, me quedé prendada y guardo en mi retina imágenes de cuento. La imagen típica de ese lago con la isla en medio, que tiene una iglesia… la típica de Eslovenia vamos… en vivo y en directo es todavía más escalofriante porque ese lago se encuentra rodeado de montañas que, en pleno verano, tiene nieve en sus cimas. Una preciosidad.

Los krofi son unos que se comen en Carnaval o en otras fiestas como Fin de Año, Navidad o Pascua. Son una versión de las conocidas berlinas alemanas. 

La receta de los Krofi que os traigo es parecida a la realizada por Patricia y ella los adaptó de unas berlinas que leyó en un libro. Yo hice la mitad de la receta porque no quería que saliesen muchos bollitos, ¡Ya sabéis! ¡La dieta! 

Ingredientes (salen unos cinco bollos):
  • 1 huevos M
  • 35 mililitros de leche
  • La ralladura de medio limón
  • Media cucharadita de levadura seca en polvo
  • 140 gramos de harina de fuerza
  • 60 gramos de azúcar
  • Media cucharadita de sal
  • 30 gr. de mantequilla sin sal, fría
  • Aceite de girasol para freír
  • Azúcar glas para espolvorear
  • Ganache de chocolate

Preparación:
  • En un bol, mezclar la harina con la levadura, el azúcar y la sal.
  • En otro bol, batir la leche con los huevos y la ralladura de limón. 
  • Añadir poco a poco los ingredientes sólidos a los líquidos e ir mezclando, amasando muy bien. Utiliza amasadora si la tienes, y si no tienes, tienes que utilizar la fuerza del brazo, pero debe quedar muy bien mezclado y trabajado, hasta obtener una masa fina.
  • Añadir la mantequilla en 2 veces y seguir amasando de nuevo hasta que se haya mezclado bien y tengamos una masa fina y homogénea.
  • Pasar la masa a una mesa enharinada y formar una bola (podéis añadir un poco más de harina si se os ha quedado demasiado blanda). En mi caso, la masa estaba muy blanda, por lo que le añadí mucha harina, y creo que por esto me quedaron menos esponjosos de lo que tocaba.
    Poner en un bol, cubrir con papel de plástico y dejar toda la noche en el frigorífico.
  • Sacamos la bola del bol y la ponemos sobre nuestra superficie de trabajo.
  • Desgasificamos suavemente con los nudillos.
  • Dividimos en porciones de unos 70 gramos (patricia señalaba unos 40 gramos) y hacemos bolitas.
  • Las ponemos sobre una bandeja con papel de horno. Las cubrimos con un paño y las dejamos que doblen el volumen (unas 2 horas).
  • En una sartén pequeña, ponemos a calentar el aceite, que cubra más o menos la mitad del cazo. Ponemos los krofi en el aceite y lo freímos un minuto o dos por cada lado a fuego medio-bajo
  • Sacamos el krofi y lo ponemos sobre papel de cocina para escurrir todo el aceite
  • Rellenamos con el ganache de chocolate con una manga pastelera, o con una jeringuilla grande.
  • Espolvoreamos con azúcar glas.
y… ¡A disfrutar!
Es mejor comerlos el mismo día que se fríen o todo lo más al día siguiente. La verdad es que quedan tan ricos que desaparecen. Con esta receta tendrás para unas 12 unidades, y ya te digo que te faltarán.

Ganache de chocolate
Para el relleno:170 gr. de nata (crema de leche) +35.1% M.G. 170 gr. de chocolate negro 1/8 cucharadita de sal 25 gr. de azúcar 1 cucharadita de extracto de vainilla. Calentar la nata y cuando vaya a empezar a hervir se separa del fuego y se añaden todo el resto de ingredientes mezclando bien.


Mi opinión: A Patricia le quedó muy bonito y esponjoso. Las recetas que he visto por internet también presentan unos bollitos tiernos y suaves. No ha sido mi caso. Quizás ha sido por ponerles demasiada harina. De todas formas, están buenos de sabor y es una forma diferente de elaborar un dulce.
Imprimir

4 comentarios:

  1. Me encanta tu propuesta.
    Este tipo de bollitos rellenos siempre son un acierto.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Estos bollitos son increíbles. Son muy ricos yo opte por rellenarlos con crema de limón. Que maravilla el viaje que habéis hecho a mí me encantaría también conocer Eslovenia. Lo que si conozco es Croacia y es de cuento como dices.
    Muchas gracias por tu aportación al reto Reposteras por Europa, nos vemos en el próximo destino o por las redes sociales.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. que pinta que tienen y el relleno mi favorito, que bien nos vino ese viaje hace algo mas de un mes jejejej el caso es tener recetas pendientes y una excusa para hacerlas, buen viaje, nos vemos en el proximo, besos

    ResponderEliminar
  4. Yo también los hice pero rellenos de crema ,estaban bien ricos.besinos

    ResponderEliminar

Me encantará saber lo que piensas, lo que te parece esta receta, tus sugerencias...